control parenta iPad

 

Los iPads se han convertido en un canal más para el ocio de los pequeños de la casa. Ver vídeos, jugar a juegos o usar diferentes aplicaciones es algo más que habitual, y también lo es la preocupación de los padres por mantener el control sobre lo que ven o no ven los niños. Por este motivo, hoy queremos contarte cómo instalar el control parental en el iPad para asegurarte de que tus hijos no acceden a contenido inadecuado.

Pasos para instalar el control parental del iPad

  1. Ve a la opción “Configuración” en tu iPad
  2. Busca la opción “restricciones”
  3. Pulsa sobre “Habilitar restricciones”

Una vez hecho esto, el iPad te pedirá que crees una contraseña. Es importante que sea diferente al código de desbloqueo del iPad: así evitarás que tus hijos puedan acceder de nuevo a “Restricciones” y desconfigurar el control parental. Esto también es útil para cuando tú uses el iPad, ya que tecleando la contraseña correcta se desactivará el control parental.

Al lado de cada aplicación verás un conmutador que puedes activar o desactivar. Esto controla las aplicaciones a las que tus hijos podrán tener acceso: al deshabilitar cualquier aplicación, esta desaparecerá de la pantalla de inicio y, por tanto, no podrán utilizarla. Uno de los puntos más importantes del control parental es deshabilitar las compras: al hacerlo evitarás que tus hijos compren aplicaciones, ya sea de forma accidental o a propósito.

También puedes restringir el uso que los más pequeños hagan del navegador. Puedes bloquear totalmente el acceso, pero quizá es más práctico negarles acceso a webs específicas o todo lo contrario: dejarles navegar solo por aquellas páginas que tú quieras. Esto puedes hacerlo en la sección “contenido permitido”, donde encontrarás muchas más opciones sobre contenido apto para niños.

Qué tener en cuenta al activar el control parental del iPad

Hay muchas aplicaciones que puedes instalar para hacer mejor y más segura la experiencia de tus hijos con el iPad como, por ejemplo, YouTube Kids. Este tipo de aplicaciones vetan el acceso a todo el contenido que no se haya aprobado como contenido infantil.

Otra opción importante es que vetes todos aquellos juegos multijugador que, además, cuenten con un chat. Al hacer esto evitarás que desconocidos puedan interactuar con tus hijos y su privacidad estará más segura. Lo mismo sucede con las opciones de localización: desactívalas todas y prima la seguridad de los pequeños ante cualquier otra cosa.

Aunque a simple vista no te lo parezca, las opciones que te ofrece el control parental del iPad son muy elevadas y puedes llegar a configurar un sinfín de normas con las que tener la tranquilidad de que los más jóvenes del hogar no accederán a ningún contenido que tú no quieras que vean.