Por mucho que cuides más tu móvil que cualquier otra cosa que tengas, jamás estarás 100 % a salvo de que no sufra algún percance. Las averías y los accidentes son imposibles de evitar, y hoy queremos explicarte cuándo debes llevar tu iPhone al servicio técnico para hacerle una puesta a punto.

Cuándo llevar tu iPhone al servicio técnico

Hay muchos motivos por los que tienes que necesitar que tu iPhone pase por un servicio técnico, como por ejemplo que se caliente mucho, que no se cargue o que la pantalla se quede congelada. Pero, además de esto, hay otras causas a las que debes estar atento o atenta y acudir a un servicio técnico especializado en cuanto las detectes.

El fallo más común de los iPhone está relacionado con el micrófono: de repente, durante una llamada de teléfono la otra persona deja de oírte, la música suena distorsionada o Siri no reacciona cuando la llamas. Este problema es uno de los más comunes en iPhone, y con una sencilla visita al servicio técnico debería estar solucionado.

Otro problema habitual de estos terminales tiene que ver con la pantalla: se queda bloqueada o en negro, los colores se ven mal o, directamente, no responde cuando la tocas. Si detectas cualquier fallo relacionado con la pantalla pide cita con el servicio técnico de Apple, porque algunos pueden provocar que la firma de la manzana sustituya tu móvil por otro terminal. Esto sucede cuando, por ejemplo, hay algún píxel defectuoso o cuando el cristal se raja por sí mismo, sin que haya sufrido ningún impacto.

También suele suceder que, de pronto, tu iPhone ya no carga tan bien como antes. Esto puede deberse a que el cable se haya doblado y haga mal contacto. Pero también puede darse el caso de que el origen de la avería sea el conector y, si es así, solo podrás solucionarlo visitando al servicio técnico.

¿El servicio técnico iPhone me cobrará la reparación?

Uno de los mayores miedos de los usuarios de iPhone es el coste de las reparaciones del terminal. Aquí no podemos darte una respuesta única, ya que el coste de cada avería es diferente y también lo es la cantidad a pagar. Apple ofrece un año de garantía y, en España, dispones por ley de un año de garantía adicional: así pues, todos los fallos del aparato que no sean culpa tuya quedan cubiertos durante 2 años.

Además, también cuentas con el plan AppleCare+: un servicio de Apple con una serie de coberturas que harán más económicas, o incluso gratuitas, algunas de las reparaciones de tu terminal. Eso sí: por suerte, los iPhone son dispositivos con un gran nivel de calidad y no son muchas las ocasiones en las que traen fallos de serie que te obliguen a visitar el servicio técnico.

Así que ya sabes: ante la más mínima sospecha de que algo funciona mal en tu aparato, ¡pide cita! No manipules el terminal y, sobre todo, no lo lleves a centros de reparación no autorizados porque, en ese caso, puedes perder la garantía o las coberturas de AppleCare+.